Curso de corresponsal de guerra en CECOPAZ

Reporte de la prueba final correspondiente al curso de corresponsal en mantenimiento de Paz

por Augusto Zelaya, voluntario del Centro de Información de las Naciones Unidas

Luego de dos intensas semanas de clases teóricas y prácticas, en un curso organizado por el Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz, CECOPAZ, aprendimos a realizar procedimientos fundamentales para una misión de mantenimiento de paz en zona de conflicto. La importancia de conocer técnicas de: primeros auxilios, detección de minas, embarque y desembarque de vehículos blindados incluyendo helicópteros, cómo utilizar un arma, y las diferentes formas de realizar una patrulla.

Dentro de estas prácticas los alumnos nos mostraron muy interesados y en todo momento el trabajo se dio en equipo, específicamente en la práctica de embarque y desembarque de helicópteros tuvimos que trasladarnos hasta la Fuerza Aérea Paraguaya, para recibir las instrucciones y desde ahí pudimos realizar un corto vuelo en la aeronave para tener la experiencia de un vuelo en helicóptero. En el mismo día realizamos el salto rappel desde una altura de 10 metros aproximadamente, simulando un helicóptero en el aire, todos nosotros lo hicimos a pesar de que algunos tuvieron un poco de dudas y miedo al momento de lanzarse por la cuerda, pero desde abajo los militares y civiles apoyamos a todos, y eso generó confianza además de un ambiente ameno. Al final el Comandante del CECOPAZ Claudio Román agradeció a dicha unidad por la predisposición y el curso que nos habían brindado aquella tarde, destacó que dichas prácticas tienen un elevado costo y que nosotros deberíamos valorarlo.

Otro día destacado y nomenos importante fue la visita al Regimiento de Caballería Número 4 “Acá Carayá”, en este lugar tuvimos la oportunidad de conocer el nuevo centro de práctica de tiro con armas de fuego pero completamente electrónico. Simulando: el campo con una pantalla, el peso y el golpe con aire comprimido.

Luego  nuevamente con mucho entusiasmo y energía realizamos el embarque al vehículo blindado transportador de tropas, todos teníamos cascos y chalecos tácticos para la protección personal. Durante el traslado los militares encendieron pirotecnias y nos ordenaron descender del vehículo que estaba en movimiento. El trabajo fue sincronizado y nadie resulto herido por lo que la práctica fue un éxito. Sin mencionar el calor que hizo ese día y que en dichas ocasiones nos acomodábamos  de una manera inadecuada dentro del vehículo por lo que tuvimos que cerrar la puerta estando encimados, por supuesto, al final todos estaban cansados, sucios y sudados, como sería en la vida real.

Experiencia personal

Personalmente  me siento muy privilegiado por haber tenido la oportunidad de realizar dicho curso, la experiencia vivida fue muy enriquecedora y estoy muy agradecido a las autoridades del CECOPAZ que en todo momento demostraron profesionalismo y buena voluntad. Agradezco también al Centro de Información de las Naciones Unidas Paraguay por la consideración, en donde actualmente estoy realizando mi pasantía. A continuación tenemos el reporte de la patrulla que se realizó como prueba final, para poner en práctica todo lo aprendido, es muy interesante ver que la realidad es muy diferente y a pesar de que un simulacro, en algunas situaciones nos sorprendimos.

En medio de diferentes focos de conflictos la ONU sigue con la misión de paz en Iwistán (lugar ficticio, simulado para la prueba)

El simulacro

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) continúa con el despliegue de personal en Iwistán en su búsqueda de la restauración de la paz. Actualmente realiza constantes patrullajes en las zonas de conflicto, relevamientos de datos, identificación de líderes subversivos, evacuación y asistencia a civiles heridos y a la ciudadanía en general. En medio de los diferentes focos de incidentes también se registran efectivos militares heridos.

Un grupo de corresponsales de la cadena internacional de noticias Ta’anga se trasladó a Iwistán para reportar el panorama actual de la misión del proceso de operación de la paz de la ONU y participó junto a un equipo de patrulla con el personal militar en la que sortearon algunos incidentes, momentos tensos, incluso una colega fue víctima de secuestro durante los trabajos de cobertura periodística, pero finalmente tuvo un desenlace feliz con la intervención de personal de la ONU.

El equipo periodístico de Ta’anga llegó hasta una de las bases de operaciones de paz de la ONU y con la patrulla “Bravo”, al mando del Tte. Primero Claudio Hulskam, junto con 14 militares y 7 corresponsales de medios de comunicación acompañó una de las tantas patrullajes de la misión de paz.

El patrullaje se puso en marcha en las primeras horas de la jornada, en medio de un clima fresco y bajo permanente llovizna. En la coordenada 25 grados 15 segundos y 19.9 milésima fue divisada un cartel que indicaba la presencia de un civil herido, por lo que la patrulla acudió al lugar, donde fue recibida por el médico del equipo Sin Fronteras, Félix Almirón, quien reportó que acudió al sitio al recibir una alerta sobre el ciudadano herido, practicó los primeros auxilios.

De inmediato la patrulla de la ONU acompañó el trabajo médico, pero el paciente murió en el sitio debido al sangrado que no pudo ser controlado y la imposibilidad de ser evacuado por vía aérea. Se trata de una persona mayor de edad, sexo masculino, a quien no se la pudo identificar.

Un médico de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras reportó que el ciudadano civil presentaba  signos de torturas, se encontraba inconsciente y fue abandonado con una herida profunda en una de las piernas. El personal de la misión de la ONU reportó el deceso del ciudadano con la coordenada del lugar y siguió con la patrulla.

En uno de los tramos, el paso fue impedido en principio por un grupo de ciudadanos de Iwistán, que bloquearon la vía y exigieron al pago de “peaje” para permitir el paso de la patrulla. Luego de una breve negociación se pudo conseguir avanzar, pero fueron obligados a sortear el camino cubierto de charcos y en medio de hostigamientos.

Ya al caer la tarde se vivió uno de los momentos de mayor tensión de la patrulla “Bravo” en el ingreso a la zona conocida como “Tierra Santa”, donde los rebeldes realizaron varios direccionamientos y disparos intimidatorios para impedir el paso de la misión. Incluso exigían armas y dinero a cambio de liberar el tramo.  Se mostraron muy resistentes a la presencia de mujeres.

Finalmente, la patrulla pudo “negociar” el paso con los líderes rebeldes, aunque una vez más fueron obligados a cruzar los charcos, bajo disparos de armas de fuego y constantes amenazas de muerte, igualmente con la imposición del grito de “Alá es grande” se pudo cruzar la zona.

Otro momento crítico que sobrellevó la patrulla fue cuando  traspuso uno de los campos minados, donde trabajan dos lugareños, pero se negaron a cooperar para que el grupo pase por el área y exigieron algún pago para ayudar a cruzar la zona minada. El equipo de la patrulla verificó el lugar y guió los pasos, pero al final el último personal militar con un paso en falso activó una de las bombas y fue herido.

El personal de la ONU que resultó herido es el sargento Porfirio Fernández, quien recibió los primeros auxilios de sus camaradas, se comunicó la situación y se trasladó a la base central de la ONU a la víctima.

En conferencia de prensa, el vocero de la patrulla, el suboficial Carlos Paredes, explicó que el personal se encuentra estable y fuera de peligro.

También, el vocero señaló que la ONU pone el máximo esfuerzo por la paz en Iwistán.

Al término del patrullaje, con cada incidente comunicado y con un informe general de la situación, finaliza la recorrida rutinaria en la base de operaciones de la ONU.

Ambiente hostil y secuestro

Un grupo de rebeldes se aglutinó frente al campamento de la ONU e incendiando cubiertas, con explosión de petardos y lanzando proyectiles intentaron ingresar a la base de la misión. Además, a gritos repudiaron la presencia de la ONU en el lugar. El personal mantiene bajo control la situación y con guardia las 24: 00 horas.

En horas de la noche el terror invadió la improvisada sala de redacción de los colegas, cuando los insurgentes lograron avasallar la seguridad y con disparos de armas de fuego y con activación de gases redujo al grupo de corresponsales, tomando secuestrada a la colega Martha Olmedo y exigieron la salida en todo momento de la ONU, ya que buscan imponer las reglas de los rebeles y someter a la anarquía a la población, atentando contra todo principio de paz.

Finalmente, el personal de la ONU preparó un gran operativo, que resultó exitoso al lograr reducir a los rebeldes, liberar a la secuestrada y retomar el control de la seguridad en la sala y a los corresponsales.

La difícil tarea de la ONU sigue en medio de situaciones hostiles y con acciones puntuales mantienen la esperanza de que en unos años más se podrá devolver la paz y restaurar el orden constitucional a Iwistán.