ONU Mujeres: Violencia: Balance a 20 años de Belém do Pará

 

De izq. a der. Carolina Taborga, Representante de ONU Mujeres en Paraguay; Carmen Moreno, Secretaria Ejecutiva de la CIM; Alejandra Mora, presidenta de la CIM; Ana María Baiardi, ministra de la Mujer, Cecilia Ugaz, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Paraguay y José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA.

De izq. a der. Carolina Taborga, Representante de ONU Mujeres en Paraguay; Carmen Moreno, Secretaria Ejecutiva de la CIM; Alejandra Mora, presidenta de la CIM; Ana María Baiardi, ministra de la Mujer, Cecilia Ugaz, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Paraguay y José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA.

(Texto de la Carta de Noticias de ONU Mujeres Paraguay)

Se cumplen 20 años de la adopción de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer y para evaluar los principales avances y desafíos en su implementación la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la OEA y ONU Mujeres organizaron la Mesa Redonda denominada “La violencia contra las mujeres y la inclusión social”. El evento contó con la participación del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza.

En las palabras de apertura la Presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres, OEA (CIM) y Ministra  de la Condición de la Mujer de Costa Rica, Alejandra Mora señaló que en ocasión de la  celebración de los 20 años de la Convención de Belém do Pará, resulta indispensable recordar el significado que tiene la Convención como primer compromiso político de los gobierno de la  región en la lucha de la violencia contra las mujeres.
Cecilia Ugaz, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas manifestó que es importante propiciar espacios de diálogo sobre la violencia de género, a fin de promover un debate informado y acercar las voces y las voluntades de los diferentes actores que buscan consensuar alternativas para el mejoramiento de los marcos normativos y dar respuestas a este grave problema que afecta a los derechos humanos, las capacidades y libertades de la mitad de la población, las mujeres.

Por su parte, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza resaltó que una de las discriminaciones más aberrante desde el punto de vista de la sociedad democrática lo constituye violencia contra las mujeres, señalando que “se han ido adoptando cada vez más leyes sobre las distintas manifestaciones de la violencia contra las mujeres, especialmente el femicidio, el acoso sexual, la trata de mujeres y niñas, la violencia política, económica y simbólica, lo cual es un indicador claro de  voluntad. Sin embargo, existen todavía vacíos, por lo que resulta importante que todos los Estados partes promueven la adopción de la Convención,  con la correspondiente verificación y seguimiento de su cumplimiento”.

 

Tras  las palabras de apertura, se abordaron los avances y desafíos en la implementación de la Convención de Belém do Pará. Al respecto, la Secretaria Ejecutiva de la CIM, Carmen Moreno presentó el “Segundo Informe Hemisférico sobre la Implementación de la Convención de Belém do Pará” en el que se expone como desafíos pendientes: la discriminación estructural contra mujeres y niñas, las limitaciones en el acceso a la justicia, los escaso conocimientos de los operadores de justicia, la ausencia de campañas de sensibilización, prevención y denuncia de  violencia contra la mujer y la persistencia de roles estereotipados.

En su momento la Ministra de la Mujer, Ana María Baiardi hizo mención de las conclusiones del Foro Hemisférico Belém do Para, señalando  que a 20 años de la Convención, el área de prevención de la violencia es donde  menos se ha avanzado a nivel regional “la no violencia es un sueño inalcanzable y requiere del compromiso social y político de todos y todas”.

Con posterioridad se otorgó un espacio para hablar sobre los beneficios de las leyes integrales y la experiencia a nivel regional. Esther Prieto, experta en derechos humanos, habló sobre la incidencia en Paraguay de la Convención de Belém do Pará, señalando que gracias a la Convención ratificada por el país, hubo un destape en las denuncias sobre violencia contra las mujeres “la Convención llegó a Paraguay en el momento Correcto, fue un punto de partida para la prevención y erradicación de la violencia contra la mujer”.

Por su parte la experta boliviana Mónica Bayá, se refirió a los desafíos en la elaboración de una Ley integral, desde la experiencia de Bolivia. Manifestó  que la ley integral surgió como una propuesta construida desde la iniciativa de la sociedad civil, de los movimientos sociales y de la Plataforma de Mujeres Asambleístas, apuntando que “La ley introdujo importantes modificaciones en el abordaje  que hasta en ese momento se había dado a la violencia, planteando el enfoque integral desde la prevención y la atención”. La experta resaltó además que “No se puede tener una ley como esta, si el Estado no cuenta con los recursos suficientes que respalden a la misma”.

En el momento de hacer uso de la palabra, la Diputada Rocío Casco, Presidenta de la Comisión de Equidad Social y Género de la Cámara de Diputados de Paraguay hizo mención del proceso de la adopción de la ley integral en Paraguay; al respecto señaló que existe el compromiso de seguir avanzando y que en  estos momentos se encuentran en la fase final para su presentación pública, “Estamos con un plan estratégico donde tenemos el acompañamiento de varios actores importantes para la presentación de la ley y su debate posterior en el pleno”.

Por último, Coordinadora Regional de CLADEM, Elba Núñez manifestó que la mayoría de las leyes en materia de igualdad y no discriminación han sido conquistas del movimiento de mujeres y acotó que “Paraguay es el único país de la subregión que aún no tiene una ley integral en materia de violencia contra las mujeres, lo cual es una deuda del Estado Paraguayo”.

El encuentro culminó con las palabras de Carolina Taborga, Representante de ONU Mujeres, quien señaló que uno de los requisitos esenciales para alcanzar el  desarrollo con inclusión es, sin lugar a dudas, la eliminación de la violencia hacia las mujeres y las niñas, señalando que “Si nos unimos podemos prevenir y poner fin a este flagelo. Si actuamos con valor, convicción y compromiso, podemos terminar con la más extendida y naturalizada violación de derechos humanos en el mundo”.

 

La visión de nuestra voluntaria Aude Fontmarty-Déroze, estudiante de Relaciones Internacionales de Francia

P1070859

Aude Fontmarty-Déroze, estudiante francesa trabaja como voluntaria en el Centro de Información de las Naciones Unidas en Asunción

 

El tema de la cuadragésima cuarta Asamblea General de la Organización de Estados Americanos con el lema “Desarrollo con inclusión social”.

En este marco, se han llevado a cabo una serie de conferencias referentes a los problemas de inclusión socio-política en general, con énfasis en el rol político que todavía falta que desempeñen las mujeres. Si bien está claro que la justicia social no puede alcanzar su pleno desarrollo sin la colaboración de las mujeres en el ámbito político, queda pendiente la forma de incluirlas mejor en los diferentes sistemas políticos que se dan en las Américas.

En resumidas cuentas, el gran desafío no sólo radica en la inclusión, la cual ya es una realidad en algunos países (Chile por ejemplo) sino también – y esta es una condición imperiosa – la eliminación de los conceptos machistas que dictan el rol del hombre y de la mujer en las sociedades latinoamericanas donde las mujeres suelen sufrir menosprecio. Dicha discriminación está claramente vinculada con la violencia que justamente busca erradicar la Convención de Belém do Pará firmada en el año 1994.

Por ello se trata de una herramienta sumamente importante a la hora de pretender incluir más a la mujer en la sociedad, así sea en el ámbito político. En este sentido, la experiencia de los países vecinos, como Bolivia, es muy valiosa para encontrar el rumbo que permitirá garantizar los derechos de todas las mujeres paraguayas y alejarles de la violencia, mediante la mejora de la legislación, por un lado, y el empoderamiento por otro lado, el cual permitirá que las mujeres elaboren soluciones originales para acabar con los grandes flagelos mundiales, y que desempeñen funciones políticas con miras a la igualdad de género.

 

 

Esta entrada fue publicada en Equipo País - Paraguay el por .

Acerca de andreamachain

El Centro de Información de las Naciones Unidas en Asunción fue creado el 24 de octubre de 1962. Funciona en la planta baja de la Casa de las Naciones Unidas en Mariscal López esquina Saraví (Villa Morra). Nuestros horarios de atención: De lunes a jueves de 7:30 a 12:30 y de 13:30 a 16:30. Los viernes de 7:30 a 12:30 horas. Nuestro teléfono: (021) 614-443. Nuestro correo electrónico es unic.asuncion@unic.org